Nuestro mundo, colmado de esclavos

Estándar

¿Se puede sostener que la esclavitud se terminó? No, de ninguna manera. Históricamente cuando nos hablan de la esclavitud nos viene a la mente el comercio de esclavos africanos, promovido por los Holandeses, Portugueses, Ingleses, Españoles y Franceses hasta prinicipios del siglo XIX. Durante unos cuatrocientos años, centenares de millones de habitantes del continente africano fueron secuestrados, sometidos y enviados más allá del Atlántico en lamentables condiciones de esclavitud, por aquellos países que tiempo después se constituyeron el eje del pensamiento occidental civilizado.Sin embargo, la esclavitud no es sólo un triste recuerdo del pasado colonial. Hoy, de acuerdo con el último “Informe sobre Tráfico Humano” del Departamento de Estado de los Estados Unidos, entre 600.000 y 800.000 personas son traficadas, cada año, a través de las fronteras internacionales. El 80 % son mujeres y niñas; el 50 % menores. Estas cifras fueron reproducidas por la Revista del diario El País, de España, en noviembre pasado.A millones de mujeres, niños, niñas y hombres de todo el mundo se les obliga a vivir como esclavos. Si bien a esta explotación a menudo no se le llama esclavitud, las condiciones son las mismas. A las personas se les vende como a objetos, se les obliga a trabajar por salarios irrisorios o sin salario, y viven a merced de sus “empleadores”.

La esclavitud existe hoy día pese a que está prohibida en la mayoría de los países donde se practica. También la prohiben la Declaración de los Derechos Humanos de 1948 y la Convención Suplementaria sobre la Abolición de la Esclavitud, la Trata de Esclavos y las Instituciones y Prácticas Análogas a la Esclavitud, de 1956. Hoy día, hay mujeres de Europa oriental que trabajan en la prostitución en condiciones de servidumbre por deudas, se trafica a niños y a niñas entre estados de África Occidental y en Brasil se obliga a hombres a trabajar como esclavos en haciendas agrícolas. La esclavitud contemporánea adopta diversas formas y afecta a personas de todas las edades, géneros y razas.

La organización antiesclavista Free the Slaves estima que, de su explotación, los traficantes de personas están obteniendo un beneficio de 32.000.000.000 dólares cada año, un monto sólo superado por el negocio de las armas y las drogas. En 2003, por ejemplo, unas 400.000 personas fueron “compradas” desde Europa Oriental y en América Latina para trabajar en la industria del sexo o en el procesamiento de alimentos. En el viejo continente, España es un destino final destacado. También mujeres y niños son secuestrados en Afganistán y vendidos como siervos sexuales o laborales en Arabia Saudita, Irán y Pakistán. En Brasil, por ejemplo, entre 40.000 y 50.000 esclavos trabajan cortando madera o en las minas de oro. Otro “destino” sexual, pero en el Asia, es Japón. El Gobierno otorga “visas de entretenimiento” a más de 120.000 mujeres por año, forzadas a prostituirse. En la India y Nepal la esclavitud laboral y agraria, en terrenos peligrosos, humadales y en canteras, atrapa 12 millones de personas. No debe sorprendernos que los traficantes suelen ser amparados por políticos y por los cuerpos policiales, quienes suelen beneficiarse de este aparentemente “lucrativo negocio“.

¿En qué consiste la esclavitud?

La esclavitud tiene características que la distinguen de otras violaciones de los derechos humanos. A un esclavo:

  • Se le obliga a trabajar – mediante amenazas psicológicas o físicas;
  • Se le convierte en propiedad de un “empleador“, generalmente mediante maltrato físico o mental o mediante amenazas de maltrato;
  • Se le deshumaniza y se le trata como a una mercancía, o se le compra y vende como a una “pertenencia“;
  • Se le limita físicamente o se le impone restricciones a su libertad de movimiento.

¿Cuáles tipos de esclavitud existen hoy?

  • El trabajo en condiciones de servidumbre afecta a por lo menos 20 millones de personas en todo el mundo. Las personas se convierten en trabajadores en condiciones de servidumbre cuando aceptan, o se les engaña para que acepten un préstamo que apenas alcanza para cubrir el costo de los medicamentos para un niño enfermo. Para poder pagar la deuda, se ven obligadas a trabajar durante largas jornadas, siete días por semana, 365 días al año. Como “pago” por su trabajo, reciben alimentación y resguardo básicos, pero probablemente nunca consigan saldar la deuda, que puede traspasarse a sus familiares a lo largo de muchas generaciones.
  • El trabajo forzoso se refiere a niños y a niñas que son captados ilegalmente por gobiernos, partidos políticos o individuos particulares y que son obligados a trabajar, generalmente mediante amenazas de violencia u otros castigos.
    Las peores formas de trabajo infantil se refieren a niños y niñas que trabajan en condiciones de explotación o de riesgo. Decenas de miles de niños y de niñas en todo el mundo trabajan en plena dedicación, privados de la educación y de la recreación que son vitales para su desarrollo personal y social.
  • La explotación sexual de niños y de niñas con fines comerciales. Se explota a niños y a niñas por su valor comercial mediante la prostitución, la trata y la pornografía. A menudo se les secuestra, compra o vende, o se les obliga a ingresar al mercado del sexo.
  • La Trata implica el transporte y/o el comercio de seres humanos, usualmente mujeres o niños y niñas, con fines de lucro, mediante la fuerza o el engaño. A menudo se engaña o se obliga a mujeres migrantes para que ingresen al trabajo doméstico o a la prostitución.
  • El matrimonio precoz y el matrimonio forzado afectan a mujeres y muchachas a quienes se casa sin permitirles elegir y a quienes se obliga a llevar vidas de servidumbre que frecuentemente van acompañadas de violencia física.
  • La esclavitud tradicional o “propiedad personal” implica la compra y venta de personas. A menudo a estas personas se les secuestra en su hogar, o bien se heredan o se ofrecen como obsequios.

Siempre que pienso sobre estos horroros temas me viene a la mente una similar pregunta…. ¿En qué pavoroso mundo vivimos? ¿Cuánto horror?…..

Están los delincuentes, los explotadores, los criminales, esos que representan lo peor de la especie, los que nos muestran lo más bajo a lo que hemos llegado como seres humanos. Pero también estamos todos los demás, primera del plural, lo que dormimos tranquilos por que no delinquimos, por que pagamos los impuestos y cedemos el asiento en el bus. Sin embargo, este no es un mundo hecho en blanco y negro. Nuestra indiferencia ante estas tremendas realidades, nos hace cómplices, por que dejamos que los políticos que votamos negocien acuerdos bilaterales con gobiernos que hacen la vista gorda a estos temas, por que nos preocupamos más por nuestra seguridad ciudadana, que por los más necesitados que sucumben en la indiferencia general, por que vivimos como si estos horrores sean cosa de otro mundo.

Fuentes: Esclavitud contemporánea, http://www.antislavery.org

  • Niños esclavos (1 de 2)
  • Niños esclavos (2 de 2)
  • Boton para agregar esto a favoritos sociales Agregar este boton de agregadores

    About these ads

    3 comentarios en “Nuestro mundo, colmado de esclavos

    1. teresa

      LA ESCLAVITUD AUN PERSISTE EN EL ORIENTE BOLIVIANO, EN LAS REGIONES DEL CHACO DONDE AUN HACENDADOS CRUELES SIGUEN MANTENIEDO EN CONDICONES DE ESCLAVOS A LOS INDIGENAS GUARANIES .
      LO MAS GRACIOSOS ES QUE ELLOS PIENSAN QUE LES HACEN UN FAVOR AL DARLES DE COMER Y VESTIRLOS CON ROPA USADA SIN CONTEMPLAR QUE ESTOS HERMANOS TRABAJAN HASTA 18 HORAS SIN DESCANSO.ESPERO QUE MEDIANTE ESTA PAGINA SE DENUNCIE AL MUNDO ENTERO ESTE TIPO DE ATROPELLOS QUE SIGUEN VIGENTES EN EL MUNDO Y EN ESPECIAL EN BOLIVIA DONDE ESTOS HACENDADOS LES NIEGAN EL DERECHO DE TENER UN PEDAZO DE TIERRA PARA PODER CULTIVAR SUS SUELOS Y VIVIR CON DIGNIDAD .

    Deja un comentario

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s