Anti-humanismo laboral

Estándar

Hace unos días empece a escribir acerca del paso evolutivo que las empresas y organizaciones deberían dar, según mi opinión, hacia lo que me gustó definir como el humanismo laboral. Destaqué que, para crear conocimiento y promover la innovación sería bueno destinar algo de tiempo y dedicación a actividades aparentemente no productivas, favoreciendo la creación de un ambiente donde la creatividad pueda fluir y las innovaciones surgir.

No sólo me he referido a esto en esa entrada sino también en otras anteriores (Dia de la diversión en el trabajo, Liderazgo humanista, Primitivismo empresarial, ¿Cómo se trabaja en Google?), tratando de expresar que cada vez son más las voces que se alzan contra la cultura corporativa primitiva y salvaje, la de las jerarquías del control de mando panóptico, las aplastantes burocracias y la ciega fe en el eficientismo al servicio de otros.

No hace falta declararse marxista para afirmar que la eficiencia que pretendió encaramar la revolución industrial ha sido la más alta realización de la alienación y el anti-humanismo. La eficiencia ha sido y es una forma primal de negación, de negación de la sensibilidad por sobre todas las cosas. La prominencia de la eficiencia al nivel de un principio independiente puede tener dos efectos demencialmente peligrosos. Favorece el pensamiento cortoplacista de la ganancia inmediata, provocando insensibilidad e impidiendo tomar conciencia de los valores de la vida, que se sacrifican en un camino que justifica los medios por el fin que se persigue y decapita la creatividad y la posibilidad de que todos se transformen en una fuente de innovación.

Frente a semejante panorama que niega la condición humana de las personas y las rebaja al nivel de un recurso a ser explotado, la ineficiencia se convierte en la respuesta, casi legítima, de rebelión contra la tiranía corporativista de la eficiencia productivista: reducir la velocidad, trabajar lo indispensable, deslindar responsabilidades, faltar al trabajo, retardar reacciones, cajonear documentos, no devolver llamadas son los sediciosos medios de la sublevación contra la mecanicidad eficientista que busca explotar a la fuerza de trabajo sin prestar atención al desarrollo del potencial humano de todos.

Hace unos años, se produjo en todo el mundo un boom editorial cuando se publicó el libro de la economista y psicóloga francesa, Corinne Maier (2004) (“Buenos días pereza Estrategias para sobrevivir en el trabajo”, cuyo subtítulo resumía: “Del arte y la necesidad de hacer lo menos posible en la empresa”). A esta altura, no hay novedad, sin embargo, me gustaría realizar algunos comentarios sobre el libro el cual pueden bajar CLICKEANDO ACÁ.

Esta escritora se atrevió a criticar duramente al modelo empresarial francés promovido por muchas grandes corporaciones e instando a practicar la pereza dentro de las paredes de las oficinas, sin que los jefes lo noten y llamando a la rebelión a los “neo-esclavos de los mandos medios”, condenados a vestirse como maniquíes toda la semana y ser víctimas de la exclusión y desigualdad que ellos engendran a partir de una cultura empresarial burocrática, que es la antítesis de la meritocracia.

La degradación que experimenta la gran mayoría de los empleados, es decir los usados por otros, es la suma de varias indignidades, que pueden ser designadas como “disciplina”, es decir, el modo de control de la modernidad, puesta de manifiesto en los controles estrictos como la supervisión por medio del control jerárquico, la aplicación de movimientos repetitivos, los ritmos de trabajo impuestos a nivel de cronómetro, las cuotas de producción, los incentivos por productividad, la marcación de tarjetas, etc. Para otro revolucionario de la sociedad de hoy, Michel Foucault, la disciplina era el común denominador que existe entre la fábrica, la oficina y la tienda comercial, y las cárceles, las prisiones, los hospitales psiquiátricos, los asilos, etc. Es muy posible que la dinámica del trabajo estrictamente regulado y disciplinado, sea responsable, mucho más que otros mecanismos idiotizantes como la televisión, de la creciente “cretinización” que envuelve al mundo de hoy. Quienes viven marcando y marcados por el paso todas sus vidas, llevados del nacimiento a la escuela y de esta al trabajo, es posible que se habitúen tanto a las jerarquías al punto tal en el que el impulso en dirección a la autonomía se atrofie tanto que el miedo a la libertad sea una de las fobias emergentes, tal como lo imaginaba Eric Fromm.

Según Corinne Maier, muchas grandes empresas, anquilosadas en estructuras empresariales paleolíticas, no desean ningún bien para sus empleados, ni respetan los valores que ellas pregonan. El libro citado denuncia, no sin ironía, un sistema donde los subcontratados, es decir, los que tienen contratos temporales, trabajan para los demás. En una interpretación lacaniana, afirma que “el asalariado es la figura moderna de la esclavitud, pues ocupa la idea del empleado puesto al servicio del deseo del patrón”. Haga lo que haga éste, cobrará el mismo sueldo a fin de mes. Por eso, recomienda trabajar lo menos posible, destinando el tiempo a venderse y “transar” ya que, de esta forma, no se correrá peligro en caso de que se anuncien reestructuraciones.

El libro de Maier, escrito en un tono deliberadamente cínico, configura una crítica a los sistemas “tradicionales” de gestión corporativa en los que el esfuerzo personal no vale casi nada; sólo tienen valor las conexiones familiares y las redes sociales de ciertas escuelas de élite, los contactos personales o la capacidad de acomodarse gracias al comportamiento obsecuente. Según ella, ante esta realidad, el esfuerzo personal y el trabajo duro no llevan a ninguna parte, ya que en las empresas, los trabajadores no son juzgados por la manera en que trabajan, sino por la capacidad que estos tienen de conformar al modelo que ésta promueve. Además, el trabajo nunca es hecho por amor al trabajo mismo, sino para obtener algo a cambio que el trabajador (y a veces, alguien más) recibe por el mismo. En una anterior entrada, mostré como las recompensas disminuyen la motivación intrínseca ya que animan a las personas a centrarse estrechamente en la tarea, para realizarla tan rápidamente como sea posible sin asumir riesgos; además, en ese proceso, las personas llegan a verse sí mismos como si estuvieran controlados por la recompensa erosionando así, el interés intrínseco y bloqueando toda tentativa de creatividad.

Por eso, la escritora afirma que si uno no puede ganar más por trabajar más, tampoco perderá gran cosa por no hacerlo, y recomienda escoger los puestos más inútiles: consejo, control de calidad, experto, investigación, estudios; nunca “atravesar un pasillo sin una carpeta bajo el brazo”; “llegar a las reuniones con una pila de carpetas y demostrar así que uno va de cráneo y trabaja más que todos” y fundamentalmente, “ser simpático con los contratados temporales, ya que son los únicos que realmente trabajan…” (véase el decálogo al final de esta entrada). Según Maier, esto forma parte del estilo del ejecutivo medio. Notables son los capítulos como: “La empresa no es un humanismo”; “Los cretinos con los que te codeas”; “Eludir el compromiso no comporta riesgo alguno”… Muchos medios de comunicación calificaron a Maier como una “heroína de la contracultura” en la sociedad actual.

Me viene a mi memoria el famoso videojuego ruso de los ’80:Tetris. Recuerdo que cuando se apretaba el botón de ESC inmediatamente aparecía una pseudo-planilla de cálculo que nos permitía aparentar que estabamos trabajando (para deslindarme de toda responsabilidad, en esa época yo era un estudiante más). Me acuerdo que se comentaba graciosamente, que el Tetris había logrado erosionar la economía norteamericana más que toda la guerra fria, debido a las bajas de productividad que producía. Ciertamente, si el trabajador no está motivado, siempre encontrará algún recurso para volcarse de lleno al “no-trabajo”.

Si las nuevas tecnologías generan nuevas realidades inasibles, plantean problemas sociales y modelos organizacionales dispares, es necesario comprender que la inconsistencia, la incertidumbre y el riesgo no proceden de la informática o de las tecnologías en sí, ni del potencial que tienen las redes de comunicación, sino del diseño cultural y organizacional existente que ya no satisface la nueva realidad que nos toca experimentar.

Por eso, las instituciones en la América Latina de hoy deberían identificar, acoger y motivar más a personas para transformarlas en visionarias, idealistas y creativas. Cuando los cambios se aceleran, es una paradoja que en las empresas latinoamericanas falten personas así, justo cuando la opacidad del futuro regional se incrementa aceleradamente.

El decálogo del holgazán, de Corinne Maier

Dream more, work less

Consejos para no ser devorado por su Empresa, según Corinne Maier:

  • Trabaje por lo que cobra a fin de mes y punto. La empresa no es el lugar para desarrollar su potencial.
  • No vale la pena querer cambiar el sistema. Oponerse a él es reforzarlo.
  • Esfuérzese lo menos posible. Sólo dedique algún tiempo a crear una “red de contactos” y a “venderse” para tener apoyos que eviten su despido.
  • Cuanto más use la jerga empresarial, más pronto creerán que está en la movida.
  • Nunca, bajo ningún concepto, acepte un cargo de responsabilidad.
  • En las empresas grandes, elija los puestos más inútiles. Paradójicamente es más difícil medir su verdadero efecto en la “creación de riqueza”.
  • Huya de todos los cambios. En el nivel de los ejecutivos sólo se despide a los más expuestos a la vista.
  • Aprenda a identificar a las personas que, como usted, han comprendido que el sistema es absurdo.
  • Procure tratar cordialmente a los trabajadores contratados temporalmente. Son los únicos que trabajan.
  • No olvide las técnicas de despiste más eficaces: llevarse papeles a casa u organizar muchas reuniones. Jamás vaya por el pasillo con un periódico debajo del brazo. Puede hacerlo con una pila de carpetas.
  • Finalmente, no desespere: el capitalismo tendrá su fín. Nada es eterno.

Fuente: Basado en fragmentos del libro: La Red y el futuro de las organizaciones. Más conectados … ¿Más integrados? y los autores citados

Boton para agregar esto a favoritos socialesAgregar este boton de agregadores

El “ba” de las organizaciones: su energía vital

Estándar

Desarrollando labores de investigación acerca de cómo se gesta el proceso de creación de conocimiento al interior de las organizaciones, los expertos japoneses Ikujiro Nonaka, Noboru Konno y Hirotaka Takeuchi introdujeron a fines de los noventa el modelo SECI que se basa en el concepto japonés de “ba”, que había sido previamente introducido por los filósofos Kitaro Nishida y Shimizu. La palabra “ba” puede traducirse como lugar o espacio, significándolo como el espacio compartido donde emergen las relaciones que dan lugar a la creación de conocimiento, a la emergencia de lo nuevo. Este espacio puede ser tanto físico (oficinas, pasillos y entornos laborales en general), virtual (teleconferencias, email, chat), mental-simbólico (experiencias y mitos compartidos, ideales, ideas) o una combinación de todos estos.

Por decirlo de alguna manera, el conocimiento siempre está inmerso en el espacio fenoménico del “ba”. Estos investigadores afirman que cuando el conocimiento queda separado del “ba” es sólo información. El “ba” brota en individuos, grupos de trabajo, equipos, círculos informales, encuentros esporádicos o casuales, comunidades virtuales, etc. Según los autores citados, el “ba” se despliega en múltiples niveles interconectados entre sí. Por ejemplo, cuando una persona se involucra en una actividad grupal esta ingresa al ba del grupo. Así como el ba de las personas es, en este caso, el del grupo, y la organización o empresa como un todo es el ba de todos sus equipos.

En el ba se producen dos tipos de conocimientos; el “explícito”, que puede ser expresado con palabras, datos, ecuaciones y fórmulas, manuales, libros o artículos y el conocimiento “tácito”, que no es visible o expresable con facilidad, ya que se compone de corazonadas, intuiciones, emociones, presentimientos, etc. El conocimiento tácito se basa en las habilidades informales como la inteligencia emocional y tiene una dimensión cognitiva dada por las creencias, ideas, valores y mapas mentales; además, tiene un carácter personal pues se basa, fundamentalmente, en la experiencia individual.

Durante mucho tiempo he estudiado los así llamados sistemas complejos. Algo que uno aprende desde esta perspectiva es que muchos sistemas, de muy diversas índoles, se comportan de manera similar y que hay una suerte de dinámica subyacente que es, en cierta forma, universal. El pensamiento por analogía es algo maravilloso puesto que le permite a uno encontrar una velada coherencia lógica o perceptual en todos los fenómenos. Siguiendo esta línea de argumentación y según mi intepretación totalmente libre, considero que el “ba” del que nos hablan Ikujiro Nonaka, Noboru Konno y Hirotaka Takeuchi no es otra cosa que el “chi”, “qi” o “ki” de las organizaciones y, llevando la analogía más lejos, los chakras de una institución son los equipos, unidades, divisiones, gerencias, departamentos, o como quiera llamárselos.

De acuerdo a la medicina tradicional china, el es una energía que fluye naturalmente por la Naturaleza (valga la redundancia), y la interrupción de su libre flujo en el cuerpo es la base de los trastornos físicos y psicológicos. Así mismo, según el hinduismo y algunas culturas asiáticas, los chakras son vórtices energéticos situados en los cuerpos sutiles del ser humano. Su tarea es la recepción, acumulación, transformación y distribución de la energía llamada prana. De igual manera, en las organizaciones cuando el “ba” no fluye libremente entre sus unidades de acción, entre sus chakras, se produce la fosilización del conocimiento y las estructuras de gestión comienzan de oxidarse al punto en que se puede producir la muerte de la institución.

La analogía tal vez sea un delirio, aunque no deja de ser interesante ya que nos abre todo un terreno para la exploración de la gestión, el management o las ciencias empresariales desde una perspectiva espiritual, algo que creo hoy necesario en un mundo en que debemos encontrar elementos para contrapesar los efectos que el individualismo, la codicia y el egocentrismo están produciendo.

Para terminar, me gustaría dejar una pregunta planteada: ¿en las organizaciones en que trabajamos dejamos o (nuestros supervisores – que palabra…) dejan que el “ba” se genere? O, como casi siempre sucede, la típica dinámica modernosa de control y mando industrialista limitan que esta oculta energía potencial creativa fluya libre y livianamente dando lugar a la muchas veces presente máquina de impedir. Me parece que, al menos en América Latina, la picadora mental de carne creativa de las burocracias institucionales todavía nos están ganando la batalla…

Fuente: Basado en fragmentos del libro: La Red y el futuro de las organizaciones. Más conectados … ¿Más integrados? y los autores citados

Boton para agregar esto a favoritos socialesAgregar este boton de agregadores

El planeta en peligro

Estándar

Documentales sobre cambio climático, degradaciones ambientales y el mundo transgénico
Humanismo TV

Sin que estos videos dejen de ser un elemento de reflexión para todos, sus contenidos pueden no implicar la aceptación por mi parte.

Cópame! Recomendar en Menéame Recomendar en Digg it Recomendar en Reddit Enviar a Del.icio.us

  • Una verdad incómoda (1 de 2)
  • Una verdad incómoda (2 de 2)
  • Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth) es un documental sobre el cambio climático centrado específicamente en el calentamiento global; es una denuncia sobre cómo el hombre está modificando el clima y las catástrofes que se avecinan. Está basado principalmente en una exposición multimedia que Al Gore fue desarrollando a lo largo de varios años como parte de una campaña de educación sobre el calentamiento global. El documental fue publicado en DVD por Paramount Home Entertainment el 21 de noviembre de 2006 en Estados Unidos. Los cines de todo el mundo están pasando la película. Por la autoría de este documental Al Gore ha ganado el premio Nobel de la Paz en octubre de 2007, premio que comparte con el Grupo Intergubernamental de expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas. Al Gore ya había ganado en 2007 el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, así como el Oscar en 2006 a Mejor Documental y Mejor Canción Original para I Need to Wake Up. El documental explora la información y las predicciones relativas al cambio climático entrelazados con experiencias del propio Al Gore. Por medio de las notas y exposiciones que ha presentado por todo el mundo, Al Gore revisa la evidencia científica del calentamiento global, discute sus aspectos políticos y económicos y describe las consecuencias que cree que el cambio climático global provocará si los gases de efecto invernadero producidos por el hombre no son drásticamente reducidos en un periodo de tiempo muy corto. También se intenta concienciar a la Humanidad de los peligros que esto causa mediante la exposición de impactantes vídeos que muestran lo que sucederá. Ver: http://www.verdadincomoda.net/

  • Calentamiento Global
  • Excelente documental de la BBC sobre un tema que cada día cobrará más auge y que ya nos debería estar preocupando.

  • Planeta Tierra: El futuro (1 de 3)
  • Planeta Tierra: El futuro (2 de 3)
  • Planeta Tierra: El futuro (3 de 3)
  • Propuestas para salvar el planeta
  • Por un trago de agua
  • Seis grados de libertad que podrían cambiar el mundo(click aquí)
  • Título original: Six Degrees Could Change The World
    Género: Documentales / Ciencia
    Nacionalidad: USA
    Duración: 1h,34 minutos
    Director: Ron Bowman
    Documental que desvela las consecuencias irreversibles que podría deparar el cambio climático y que propone soluciones poco conocidas para resolver este preocupante problema.

    Clikear aquí para ver el video

  • 2050 ¿Demasiado tarde?
  • Titulo original: 2050 How soon is now?
    Nacionalidad: España
    Duración: 53 minutos
    Año: 2006
    Productora: TV Siete Producciones Audiovisuales
    Realizado: Ruth Chao y Javier Silva
    Documental que trata el tema del Cambio Climático, un asunto de seguridad internacional, desde el enfoque de las posibles consecuencias para nuestra civilización y el poco tiempo que tenemos para reaccionar. El programa recoge imágenes impactantes que nos hacen entender la amenaza que supone este cambio climático para la vitalidad de la tierra. Y es que el sistema está cada vez más desequilibrado: la temperatura está aumentando progresivamente, se ha incrementado la cantidad de gases en la atmósfera, las lluvias disminuyen y las inundaciones aumentan,”2050, ¿Demasiado tarde?” nos revela la situación ante la que nos encontramos: es posible que se dé un repentino cambio climático. Si esto ocurriera seríamos testigos de situaciones verdaderamente impactantes, como el aumento del nivel del mar y las consiguientes inundaciones de las ciudades costeras. Tal y como muestra el documental, el mundo se encuentra ante un problema de seguridad internacional. De hecho, un informe del Pentágono de 2004 alerta al Presidente de los EE.UU. acerca de las nefastas consecuencias de dicho cambio climático, que incluso llevaría al planeta a una guerra: el “todos contra todos” para conseguir recursos básicos como el agua y los alimentos. La única esperanza está en manos de la humanidad, que aún tiene la oportunidad de enfrentarse a él. Pero lo cierto es que el cambio climático es una amenaza real para todos los seres vivos que ya está ocurriendo.

  • Global dimming – Oscurecimiento global
  • Oscurecimiento global es un término que describe la reducción gradual de la cantidad de luz solar observada que alcanza la superficie terrestre desde la década de los años 1950. Se piensa que ha sido provocado por un incremento de partículas como el negro de carbón (o carbonilla) en la atmósfera debido a las actividades humanas, principalmente la combustión, tanto industrial como en el transporte. El efecto varía con la localización, pero globalmente la reducción ha sido del orden de un 4% en tres décadas (1970-1990). El oscurecimiento global ha interferido con el ciclo hidrológico reduciendo la evaporación y pudo haber provocado sequías en algunas zonas. La tendencia se ha revertido durante la pasada década. El oscurecimiento global crea un efecto de enfriamiento que ha podido llevar a los científicos a subestimar los efectos de los gases de efecto invernadero enmascarando parcialmente el llamado calentamiento global.

  • La deuda ecológica – ¿Quién debe a quién?
  • Con apenas un 20% de la población mundial, los países del Norte o países enriquecidos gastamos el 80% de los recursos naturales y energéticos. Este modelo injusto esconde una gran deuda ecológica hacia el Sur compuesta por cuatro elementos:
    1- La deuda del carbono: la enorme emisión de gases provoca el efecto invernadero, la destrucción de la capa de ozono y el cambio climático.
    2- La biopiratería: las transnacionales patentan conocimientos ancestrales de campesinos y pueblos indígenas semillas, plantas medicinales, etc.) sin pago alguno.
    3- Los pasivos ambientales: el Norte extrae a bajo precio recursos y materias primas del Sur, con un elevado coste ecológico y social
    4- La exportación de residuos tóxicos del Norte al Sur.
    Se habla de la deuda financiera de muchos países del Sur con bancos y gobiernos del Norte. Pero teniendo en cuenta la deuda ecológica del Norte con el Sur, realmente ¿QUIEN DEBE A QUIEN?

  • Earthlings (Terrícolas)
  • Título original: Earthlings (Terrícolas)
    Genero: Documental/Naturaleza
    Duración: 1h,35m
    Director: Shaun Monson
    Narrador v.o: Joaquin Phoenix
    Año: 2003
    En el documental ‘Earthlings’ se utiliza cámaras escondidas y metraje nunca antes visto para hacer una crónica de las prácticas que día a día emplean algunas de las industrias más grandes del mundo, todas ellas basadas por completo en el beneficio que sacan de los animales.
    Poderoso, informativo y reflexivo, acerca de la dependencia absoluta de la humanidad hacia los animales (como mascotas, alimento, ropa, entretenimiento y análisis científico) pero también ilustra nuestra total falta de respeto hacia ellos. El documental está narrado por el nominado a un premio de la Academia Joaquin Phoenix (‘Glladiator’) y lleva la música del artista Moby.
    Un estudio en profundidad sobre tiendas de animales, criaderos y refugios de animales, así como las granjas factorías, el mercado del cuero y las pieles, las industrias del entretenimiento y los deportes y finalmente la profesión científica y médica….

  • La granja de Frankenstein 1 (sobre la manupulación genética de los alimientos)
  • La granja de Frankenstein 2(sobre la manupulación genética de los alimientos)
  • Episodios: 1 y 2
    Título original: Animal Pharm
    Género: Documentales / Ciencia
    Nacionalidad: USA
    Duración: 51 minutos y 51 minutos
    Producción: Lion Television 2007
    Vacas con el doble de su masa muscular, un super salmón que puede crecer en su primer año de vida cuatro veces más de su talla normal, gallinas sin una sola pluma, conejos que resplandecen en la oscuridad o el “arroz de oro”, que gracias a una bacteria y los genes del narciso es capaz de producir beta caroteno, uno de los elementos básicos de la vitamina A. Éstos son algunos de los seres vivos que el documental reúne en una granja de ficción poblada solamente por plantas y animales que han sido objeto de alguna forma de manipulación genética. El documental, conducido por la científica Olivia Judson y el nutricionista Giles Coren, guía a los espectadores por está granja virtual con el fin de explorar los principios científicos y morales que hay detrás de las ciencia moderna. Con los conocimientos actuales de la genética los científicos sólo están limitados por su imaginación…las posibilidades son infinitas…

  • El futuro de la comida
  • Día a día las grandes empresas avanzan en cuanto a la manipulación genética y transformación de aquellos productos que utilizamos para alimentarnos. No se sabe de los efectos que estos tendrán en la salud de los consumidores pero, mientras se nos informe si los productos que consumimos son transgénicos, tendremos la opción de elegir o no correr el riesgo.
    Corporaciones como Monsanto cobran regalías si encuentran los genes de sus maíces transgénicos en otros maíces convencionales aún si estos últimos no tuvieron la culpa de contaminarse. ¿qué nos queda? Hay que retornar a valores más sanos, hay que volver a la tierra. Un documental fundamental.

  • Hambre de soja
  • Documental sobre los cultivos de soja transgénica en Argentina , y los estragos que está causando: miseria, desocupación y degradación de los suelos.

Humanismo TV

Cópame! Recomendar en Menéame Recomendar en Digg it Recomendar en Reddit Enviar a Del.icio.us

Boton para agregar esto a favoritos socialesAgregar este boton de agregadores