Baraka, o el mundo amplificado por la lente del espíritu

Estándar

BarakaLas imágenes se entrejen definiendo una línea argumental a la perfección. No somos más que un eclipse en la historia del Sistema Solar, y por el paso que vamos podemos acabar eclipsando al medio. Cada vez que la veo descubro algo nuevo.

Decir que es una película sin palabras no significa que no haya diálogo. El diálogo está presente en cada escena, en cada plano, cada composición. Lo ejerce Ron Fricke (director) entre cada escena y la siguiente, lo ejerce hacia el espectador, hacia su espíritu, y lo ejerce Michael Sterns (banda sonora) hacia la imagen en movimiento. Esta película es la obra cumbre de este director y el máximo exponente de este tipo de cine (nonverbal) a la espera de Samsara, cuyo argumento gira en torno al nacimiento, la muerte y el renacimiento desde varias perspectivas.

El planteamiento de la interconexión entre las culturas que conforman la Tierra, la ascensión que hace sobre lo que trasciende de nuestra vida, la meditación frente a las preguntas clásicas de nuestra existencia y la huida hacia adelante que hace el hombre a costa de la explotación de los recursos están tratadas de forma magistral, mirando a las estrellas para sabernos pequeños y al alma para conocer quienes somos.

A Ron Fricke lo conocí de editor en la película Koyaanisqatsi, de Godfrey Reggio, el precursor de este estilo cinematográfico; su mano y talento se notan de lejos con respecto a las otras dos películas de la trilogía Qatsi. Este tipo de cine es de mis favoritos para explicar el lenguaje audiovisual. En concreto con esta película llegamos a lugares del conocimiento que no nos permite el cine convencional. Los alumnos abren los ojos y los oídos, y su cerebro se los agradece.

Técnicamente los 70 milímetros con los que se rueda esta película se agradecen al sentarte en una sala de proyección directa. La técnica de stop motion, grabación por lapso de tiempo, acompañada por soporte informático, en este caso con equipos anteriores al 92, comienzo de exhibición de la película, es, sin lugar a dudas, perfecta. Este equipo humano es capaz de inventar lo que no existe si hace falta para un rodaje, son la vanguardia del 70 mm y del Omnimax.

Si alguien ha escuchado alguna vez música de Philip Glass o Michael Sterns y le ha gustado, no duden en ponerle imagen viendo esta obra de arte. Sus sentidos se lo agradecerán.

Fuente: http://canaldocumental.blogspot.com/


Humanismo TV

Boton para agregar esto a favoritos socialesAgregar este boton de agregadores