Esclavitud, como nunca antes

Estándar

En una crónica realizada por E. Benjamin Skinner y publicada en Foreign Policy se cuenta la experiencia vivida por el autor que simuló ser un comprador de esclavos. Según él en la actualidad hay más esclavos en el planeta que en cualquier otro momento en la historia de la humanidad. Incluso, aquí se puede escuchar al propio Skinner negociando con un comerciante de esclavos la compra de uno de ellos. La conversación tiene lugar en un barrio de Bucarest en Rumania. Patético…

Los esclavos pueden ser utilizados para cualquier cosa, aunque el sexo y el trabajo doméstico son las causas más comunes que generan este mercado que denigra la condición humana. Un esclavo es un ser humano obligado a trabajar y que es coercionado mediante el fraude o la amenaza de violencia.

Desde 1817, más de una docena de convenios internacionales se han firmado con el fin de prohibir la trata de esclavos. Sin embargo, hoy hay más esclavos que en cualquier otro momento en la historia de la humanidad. El autor de artículo cuenta que para comprar un esclavo sólo basta volar a Puerto Principe, Haití, un lugar donde la pobreza inunda el paisaje urbano y el número total de niños haitianos en condiciones de servidumbre se sitúa en la pavorosa cifra de 300.000. Se trata de niños que forzados y sin ningún tipo de remuneración, trabajan en cautiverio desde antes del amanecer hasta la noche.

Sería agradable si la conversación que realiza, como la descripción que hace del viaje, fueran una ficción. Sin embargo, no lo es. Forman parte de una investigación de más de cuatro años sobre la esclavitud en los cinco continentes. En la conciencia popular, “la esclavitud” ha llegado a ser poco más que una metáfora eufemística. Por ejemplo, cuando se llama esclavitud al hecho de que muchos ganen 1 dólar la hora de trabajo en las maquiladoras, injusto tema que debería ser también motivo de otra entrada. Pero la realidad de la esclavitud a que se refiere el artículo es muy diferente. Según se comenta, la esclavitud existe en la actualidad a una escala sin precedentes. En África, son decenas de miles de esclavos, obligados a participar en las guerras que se suceden interminablemente y recluidos por generaciones. En toda Europa, Asia y América, han obligado a la prostitución a cerca de 2 millones de personas. En el sur de Asia, que tiene la mayor concentración de esclavos en el planeta, casi 10 millones, los esclavos no pueden quedar liberados hasta saldar “deudas” que nunca contrajeron.

Benjamin SkinnerSegún Benjamin Skinner son pocos en el mundo desarrollado quienes tienen una idea clara de la tremenda magnitud de la esclavitud moderna y, por lo visto, menos aún se hace nada para combatirla. Los esfuerzos de occidente han sido, desde el principio, limitados por una comprensión deformada de la esclavitud que se ha centrado casi exclusivamente en el comercio sexual. La esclavitud sexual es particularmente repugnante, Skinner lo vió de primera mano. Sin embargo, por cada una mujer o un niño esclavizado para el comercio sexual, hay por lo menos 15 hombres, mujeres y niños esclavizados en otros ámbitos, como el trabajo doméstico o labores agrícolas. Estudios recientes han demostrado que el bloqueo de los proxenetas y los traficantes ha tenido un efecto insignificante en el total de las tasas de servidumbre. En la mayoría de los casos se trata analfabetos que desconocen las leyes que prohiben la servidumbre y preven sanciones en contra los tratantes. Los esclavos trabajan para saldar deudas que se acumulan por los leoninos intereses que pueden superar el 100 por ciento anual y que, de hecho, nunca saldarán. La mayoría de las deudas se extienden por lo menos dos generaciones; se trata de ficciones que los tratantes construyen y mantienen a través del fraude y la violencia.

De acuerdo al artículo, organizaciones como las Naciones Unidas, cuyos principios fundacionales exigen la luchar contra la esclavitud en todas sus formas. Sin embargo, poco se ha hecho para luchar contra el flagelo de la esclavitud moderna. Cualquier solución duradera a la trata de seres humanos debe incluir programas de prevención en situación de riesgo en los países de origen. Las raices psicológicas, sociales, económicas de la esclavitud son profundas, y para que los gobiernos sean verdaderamente eficaces en la erradicación de la esclavitud, tienen que asociarse con grupos de esclavos que pueden contribuir desde adentro a destejer las redes existentes.

En definitiva, me da la sensación de que este tema: la esclavitud moderna, forma parte de una interminable secuencia de injusticias globales, nacionales y locales que las clases dirigentes del mundo niegan considerar con la misma seriedad y severidad que poseen cuando corren apuradamente a rescatar a sectores que los financian. La humanidad debe cambiar su paradigma de gestión.

E. Benjamin Skinner es el autor de A Crime so Monstrous (Nueva York: Free Press, 2008)

esclavitud

¿Querés compartir este artículo?

Meméame Facebook TwitThis delicious StumbleUpon Bitacoras.com Fresqui Enchilame Wikio ES Google Technorati Envia esta historia a un amigo!
Digg reddit Spurl Magnolia Live Autobombeame Yahoo! MyWeb Blinklist Simpy Blogmarks Netvouz Startaid
Furl Shadows Smarking RawSugar Rojo Netscape Newsvine Mister Wong LinkArena Yigg Webnews folkd.com

Boton para agregar esto a favoritos socialesAgregar este boton de agregadores

About these ads

3 comentarios en “Esclavitud, como nunca antes

  1. Señalas que la humanidad debe cambiar su paradigma de gestión y parece razonable. Sin embargo, mucho me temo que no hay voluntades políticas que estén por la labor. El 2 de abril se podrá advertir esto con más precisión. Hasta entonces sería bueno que los ciudadanos nos “conectáramos” para exigir esta revolución tranquila.

  2. Amigo Sembrador,
    Muchas gracias por tu comentario!!! Ojala vuelvas a visitar el blog!! Pregunta: qué sucederá el 2 de abril?
    Lo importante es que estemos conectados, poco a poco algo se está gestando, siento que Internet está conectando y creando redes que en algun momento cristalizarán en cambio. De hecho eso está sucediendo, pues el cambio no es un punto de llegada. La meta es el camino. Que asi sea.

    Mucho saludos!!
    Andres

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s