Educación con visión integral

Estándar

Educacion IntegralLa educación convencional hace sumamente difícil el pensamiento independiente, produce como una máquina de chorizos, un tipo de ser humano cuyo principal interés en la vida es encontrar seguridad, llegar a ser un personaje exitoso o importante, o meramente genera una anomia conformista que produce la mínima reflexión posible. La conformidad conduce a la mediocridad.

Mientras se siga rindiendo culto al éxito, ser diferente o resistir el entorno no es fácil, y a menudo es peligroso. La urgencia de alcanzar éxito en la vida, que es la recompensa que esperamos por nuestro trabajo o actividad, la búsqueda de seguridad interna o externa, el deseo de comodidad y superioridad, todo este proceso ahoga el descontento, pone fin a la espontaneidad y engendra temor e insatisfacción.

Toda la educación que hemos recibido nos engendra el temor de ser diferentes a los demás o de pensar de distinta manera a la norma establecida que respeta la autoridad y la tradición que producen el disciplinamiento tal como lo decía Michel Foucault en Vigilar y Castigar. Las escuelas son dispositivos sociales de “normalización” y disciplinamiento cuyo objetivo es moldear al individuo, el cual se termina alienando por la tensión que se genera entre su esencia original y el comando social que busca adaptarlo a la media.

Afortunadamente siempre emergen unos pocos seres que resisten y son sinceros. Se trata de individuos que están deseosos de examinar los problemas humanos sin prejuicios de ninguna clase. Sin embargo, en la gran mayoría de nosotros no existe ese espíritu de la inconformidad o rebeldía y nos dejamos ceder a las circunstancias del ambiente.

La rebeldía puede ser de dos tipos: la violenta, que es mera reacción, sin entendimiento, contra el orden establecido; y la rebeldía profundamente psicológica de la inteligencia, que promueve la gestación de una visión integral. Muchos nos rebelamos contra la ortodoxia establecida sólo para caer en otras ortodoxias, en otras ilusiones o favorecernos (ocultamente). Sólo cambiamos de molde. Nos separamos de un grupo o de un círculo de ideales y nos identificamos con otros grupos u otros ideales creando así una nueva norma de pensamiento contra la cual tendremos que rebelarnos más adelante. Esta rebeldía reactiva sólo produce oposición.

Pero hay una rebeldía inteligente que no es reacción y que viene del conocimiento propio, como consecuencia de la verdadera comprensión. Es sólo cuando nos enfrentamos con la experiencia tal como se presenta sin evitar perturbaciones y mantenemos alerta nuestra inteligencia e intuición que emerge una visión integral cuya rebeldía queda puesta de manifiesto en cada acto.

Ahora bien, ¿qué significa la vida? ¿Para qué vivimos y luchamos? Si nos educamos simplemente para lograr el aplauso ajeno, alcanzar una buena posición, o ser más eficientes, o poder dominar a los demás, entonces nuestras vidas estarán vacías y carecerán de profundidad y perderán todo sentido. Podemos estar muy capacitados, pero si no capturamos esa honda integración de pensamiento y sentimiento, nuestras vidas se mecanizan. Mientras la educación no cultive una visión integral de la vida, esta se presentará como incompleta y contradictoria, amplificando los temores y tormentos.

En lugar de despertar la inteligencia integral del individuo el sistema educativo y la impronta cultural nos estimula para que nos ajustemos a un molde, por lo que nos impide la comprensión de nosotros mismos como un proceso integral. Intentar resolver los muchos problemas de la vida en sus respectivos niveles, separados como están en varias categorías, compartimentos estancos, indica la total falta de comprensión. La educación debe efectuar la integración de todas las entidades separadas, porque sin integración, la vida se convierte en una serie de conflictos y sufrimientos.

¿De qué vale que nos hagamos abogados, si contribuimos a perpetuar los pleitos y conflictos? ¿De qué vale el conocimiento adquirido, si continuamos viviendo en la confusión? ¿De qué valen las competencias técnicas si las usamos para dominar o destruir al prójimo y al medio que nos posibilita vivir? ¿Cuál es el valor de la existencia si nos termina llevando a la violencia o la desdicha de la insatisfacción?

Todos fuimos adiestrados por un sistema alocativo/educativo cuyo objetivo fue innundarnos de un temor paralizante cuyas consecuencias se expresan en nuestra busqueda de seguridad y en nuestro individualismo. Aunque lo disimulemos con eufemismos, hemos sido educados para las varias profesiones dentro de un sistema basado en la explotación y el miedo adquisitivo. Semejante adiestramiento no puede producir otra cosa que mayor confusión y miseria para nosotros y para el mundo, porque crea en cada uno de nosotros barreras psicológicas que nos separan y nos mantienen aislados de los demás. La educación no puede ser meramente cuestión de adiestrarnos en habilidades instrumentales. Queda claro que la instrucción contribuye a la eficiencia de la sociedad, pero no produce integración. Una mente educada y adiestrada de esta manera es la perpetuación del pasado, y no está en condiciones de descubrir lo nuevo. Por eso, para averiguar en qué consiste la verdadera educación, tenemos que examinar el total significado de la vida.

Hay una riqueza inspirada en el amor, que va mucho más lejos y es mucho más grande que la eficacia inspirada por la ambición eficientista. Sin el amor, que es lo que nos da una comprensión integral de la vida, la eficacia sólo engendra crueldad e insatisfacción. La educación no es la simple adquisición de conocimientos, ni coleccionar y correlacionar datos, sino ver el significado de la vida como un todo. Pero el todo no se puede entender desde un sólo punto de vista. La función de la educación tiene que ser crear seres humanos integrados, y por lo tanto, inteligentes en un sentido trascendente. Podemos adquirir títulos y ser eficientes en el aspecto mecánico sin ser inteligentes. La inteligencia no es mera información; no se deriva de los libros ni consiste en la capacidad de reaccionar hábilmente en defensa propia. Cuantificamos la inteligencia en términos de títulos y exámenes y hemos desarrollado mentes astutas que esquivan los vitales problemas humanos. Inteligencia es la capacidad para percibir lo esencial, lo que “es” y la educación es el proceso de despertar esta capacidad en nosotros mismos y en los demás.

La educación debe ayudarnos a descubrir valores permanentes para que no nos conformemos meramente con fórmulas y lemas. La educación nos debe ayudar a demoler las barreras sociales y nacionales en lugar de reforzarlas, porque estas crean antagonismos entre los seres humanos y profundizan las desigualdades y la ceguera. Desgraciadamente el sistema de educación normalizador nos torna en seres serviles, mecánicos y profundamente irreflexivos y superficiales.

Sin una comprensión integral de la vida, nuestros problemas individuales y colectivos crecen y se agudizan en todos los sentidos. El objetivo de la educación no es sólo producir simples eruditos, técnicos y buscadores de empleos, sino hombres y mujeres con visión integral, liberados del temor, porque sólo entre tales seres humanos puede acontecer el verdadero desarrollo.

El sistema educativo no debe estimular a las personas a ajustarse a la sociedad, ni a que se manifieste reactivamente contra ella porque sí, sino que debe ayudarlas a descubrir los verdaderos valores que surgen como resultado de la investigación desapasionada y de la comprensión de sí mismo. Cuando no hay conocimiento propio, la autoexpresión se convierte en autoafirmación, con todos los conflictos ambiciosos y agresivos que trae aparejado. La educación debe despertar en el individuo la capacidad para comprenderse a sí mismo, y no simplemente entregarse a la complacencia de la autoexpresión hedonista.

Los sistemas educativos o políticos no cambian misteriosamente; se transforman cuando nosotros cambiamos fundamentalmente. El ser humano es de primordial importancia, no el sistema; y mientras no comprendamos el proceso total de nuestra propia existencia, no hay sistema, sea del signo que sea, que pueda traer paz y desarrollo para todos.

¿Querés compartir y contribuir a difundir este artículo entre otros?

Meméame Facebook TwitThis delicious StumbleUpon Bitacoras.com Fresqui Enchilame Wikio ES Google Technorati Envía esta historia a un amigo!
Digg reddit Spurl Magnolia Live Autobombeame Yahoo! MyWeb Blinklist Simpy Blogmarks Netvouz Startaid
Furl Shadows Smarking RawSugar Rojo Netscape Newsvine Mister Wong LinkArena

Boton para agregar esto a favoritos socialesAgregar este boton de agregadores

About these ads

11 comentarios en “Educación con visión integral

  1. Carlos Franco

    Es una lástima a lo que el sistema educativo nos ha llevado, es necesario que mecanismos como este y otros, hagan despertar en la gente el sentido de inconformidad con su entorno y de lucha por modificarlo (sin violencia)…. Buena entrada Andrés.

  2. Una vandada de ideas venían a mi mente mientras leía tu trabajo, excelente trabajo. La primera fue que el hecho de ver el significado de la vida como un todo, el verse uno mismo comprometido con y comprendido dentro de ese todo no es producto de la educación formal, al menos en mi caso.

    Próximamente me comunicaré contigo para reproducir este artículo.

  3. Mientras leía no pude evitar recordar un libro que leí recientemente, Si Aristóteles dirigiera General Motors, habla de que una empresa que aspire a la excelencia debe entender que eso sólo será posible si ayuda a su gente a alcanzar la excelencia. Pero esta excelencia no se refiere a posiciones, remuneraciones o felicitaciones, sino a “satisfacer” las 4 grandes dimensiones de la experiencia humana, una visión humana integral pues.

    Curiosamente un aprendizaje-reflexión que me dejó fue este libro fue justamente que nuestros sistemas educativos nos “ayudan” a conocer y a entender de todo, menos a nosotros mismos. Personas que no se conocen a sí mismas, pierden la brújula fácilmente.

    Excelente entrada.

  4. Claramente vivimos bajo una red de control masiva, y la educacion es una de sus extensiones, su unico objetivo es perpetuar un estado de conciencia completamente esclavo, nos condicionan y nos convencen con mucha meticulosidad que es imposible librarse de tal condicionamiento, nos separamos de todo, fundamentalmente del conocimiento acerca de uno mismo, asi, perdidos sufrimos una especie de reversion bucamos desesperadamente en el exterior lo que esta dentro, y gritamos por seguridad? libertad? Paz? no, ahi afuera no estan las respuestas, podemos dejar de ver en la superficie, ir mas profundo y preguntarnos con suma sinceridad si estamos dispuestos a verlo todo … una vez que se toma esa decisión , no hay vuelta atrás.

  5. Erika, Alan, Leticia, Carlos, Juan FunkyPuma, Malen!!! Muchas gracias por sus comentarios, mi silencio de radio se debe a que estoy desconectado y en plena mudanza. No saben cómo les agradezco sus dichos. Proximamente seguiré opinando.
    Les mando un abrazo a todos!!!
    Andres

  6. Leticia,
    coincido totalmente contigo, aunque creo que con la conectividad es posible que poco a poco vayamos tomando conciencia de las cosas. La
    red por su propia naturaleza subvierte toda jerarquía, por lo que existe la rendija a partir de la cual sea posible el cambio.

    Erika, gracias por los enlaces!!!

    Alan, Carlos, creo que estamos pasando poco a poco de una sociedad cuyo imperativo era la normalización y, por lo tanto, el disciplinamiento, a una comunidad que empieza a premiar lo diferente ya que es a partir de alli que surge lo creativo e innovador. Ojala en América Latina le prestemos a atención a estás tendencias…

    FunkyPuma, coincido totalmente contigo. Espero que en el futuro, el desarrollo de las organizaciones resida más en la promoción del desarrollo humano de quienes las trabajan y a quienes ellas se dirigen que en el crecimiento elefantiásico a toda costa de sí mismas.

    Malen… muy agradecido!!

    Ojala sigan visitando el blog y dejar sus interesante comentarios. un abrazo a todos
    Andres

  7. Estimado Juan,
    Tienes razón. Por eso creo que es importante promover estos nuevos (o
    mejor dicho antiquísimos saberes) para que sean impartidos en los
    sistemas educativos (formales o informales). Muchas gracias por tu
    comentario, ojala sigas visitando el blog, dejando tus interesantes
    comentarios!!!
    un abrazo
    Andres

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s