Capitalistas concientes

Estándar

Recientemente, através de una recomendación twittera realizada por Guy Kawasaki, llegué al artículo Are you a concious capitalist?, publicado en Open Forum. En dicho artículo, Michael Strong, que se propone ser La Solución, se pregunta ¿cómo una empresa puede destacando el sentido de lo virtuoso y operar con significado y propósito, aumentar sus ingresos? Bueno, según parece afirmar, el mercado de consumo está cada vez más impulsado por la demanda de significado virtuoso, al menos esa es la tendencia en los países desarrollados. No se cuán preparados estamos nosotros, aquí en América Latina.

Con todo, siempre desde este blog, he tratado de promover este tipo de iniciativas como una forma de incentivar a la acción humana conciente y responsable. En dicho artículo, se comenta el caso, ya muy conocido de Whole Food Markets y el de The Container Store. John Mackey y Kip Tendell, fundadores y CEOs de estas empresas, que forman parte de ella, desde que existe la lista de las mejores 100 empresas para trabajar según la revista Fortune. Según ambos, el capitalismo conciente debe satisfacer 2 principios básicos:

  1. El negocio debe ser conducido por un propósito más profundo, que si no es conocido por todos, los grupos de interés que participan (accionistas, consumidores, trabajadores, proveedores, sociedad en general) es conocido por alguno.
  2. El negocio debe conducir una misión deliberada y abierta que apoye el bienestar de todos los grupos participantes, por medio de relaciones win-win (gana-gana), siempre que sea posible.

Ambos personajes creen que el éxito de sus empresas en el largo plazo se debe al compromiso con estos principios básicos. Ambas empresas son conocidas por la fidelidad de sus clientes y empleados. John Mackey recomienda los siguientes pasos para convertir a una empresa en una “empresa capitalista conciente“:

  1. Determinar cúal es su finalidad o sentido más profundo y organizar para que tenga lugar el cumplimiento de tal propósito.
  2. Pasar del modelo tradicional de aumentar el valor para los accionistas a un modelo más amplio que aumente el valor para todas las partes interesadas (clientes, empleados, proveedores, inversores, la comunidad y el medio ambiente).
  3. Avanzar hacia un modelo basado en equipos, sustituyendo el comando jerárquico de control y mando. Los elementos clave de este modelo serían los siguientes: el empoderamiento y la autonomía responsable, la rendición de cuentas y la confianza, el aprendizaje continuo, y el reconocimiento de los esfuerzos.
  4. Asegúrarse de que la empresa defiende y se compromete con la comunidad a la que se dirige y el medio ambiente.

Según, John Mackey, su meta era “crear una organización basada en el amor en lugar del temor“. Describe a Whole Foods como una “comunidad que trabaja unida para crear valor para otras personas“.

En Whole Foods, la unidad organizacional básica no es la tienda, sino pequeños equipos que manejan departamentos tales como verduras frescas, alimentos preparados y productos del mar. Los ejecutivos consultan con los equipos en todas las decisiones que involucran a las tiendas y les entregan un grado de autonomía casi sin precedentes en el sector minorista. Cada equipo decide que productos vender y puede vetar las nuevas contrataciones. Las bonificaciones se pagan a los equipos, no a cada individuo, y sus miembros tienen acceso a una amplia información financiera, incluyendo los detalles de compensación de cada compañero de trabajo. Convencida de que los diferenciales de salario de 100 a 1 son incompatibles con el carácter de una comunidad, la empresa ha establecido un tope salarial que limita la compensación de cualquier ejecutivo a 14 veces el promedio de la empresa. Igualmente sorprendente es el hecho de que 94% de las opciones de compra de acciones de la compañía se han otorgado a no ejecutivos. Notable, ¿no?

Bueno, ojala que desde este, mi blog, pueda realizar el mínimo aporte de difundir tan virtuoso mensaje con el fin de que cada vez más empresarios y, mejor aún, emprendedores incipientes, sigan modelos de actuación como el de estas empresas. En un mundo de tanta inconsciencia corporativa, este tipo de empresas virtuosas por donde se las vea, crean el VERDADERO valor que la sociedad necesita cual es, contribuir a potenciar lo humano.