Alfabetizaciones

Estándar

De acuerdo a la Cumbre sobre Alfabetización del Siglo XXI (21st Century Literacy Summit, celebrada en Berlín en 2002, sí ya hace tiempo en el 2002), la realidad de hoy, siglo XXI (en plena construcción) requiere de renovadas competencias para utilizar la información y el conocimiento, que trascienden la base tradicional de lectoescritura y cálculo. Por ello, en esa instancia se compele a profesores, maestros, estudiantes, trabajadores y ciudadanos a incorporar desde ese entonces (año 2002) las siguientes alfabetizaciones:

  • Alfabetización tecnológica: la capacidad de utilizar nuevos medios, como Internet, para acceder a la información y comunicarla eficazmente.
  • Alfabetización informacional: la capacidad de recopilar, organizar y evaluar la información y formarse opiniones válidas basadas en los resultados.
  • Creatividad mediática: la capacidad, cada vez mayor, de los ciudadanos de producir y distribuir, dondequiera que se encuentren, contenidos para audiencias de todos los tamaños.
  • Alfabetización global: consiste en comprender la interdependencia entre las personas y los países y tener la capacidad de interactuar y colaborar eficazmente a través de las culturas.
  • Alfabetización responsable: la competencia de examinar las consecuencias sociales de los medios de comunicación desde el punto de vista de la seguridad, la privacidad y otros.

Yo agregaría las siguientes alfabetizaciones:

  • Alfabetización emocional: que consistiría en promover la asimilación del conocimiento de nuestras propias emociones, aprender a controlarlas, a motivarnos, a reconocer las emociones ajenas y a saberse relacionar con las demás personas.
  • Alfabetización corporal: en una época y una sociedad en las que, principalmente las mujeres se han transformado en presas de un estereotipo físico/comercial y la sociedad de consumo y la “competencia sexual” no hace más que “obligarlas” a pasar la vida entre dieta y dieta, a operase las tetas, ahcerse liftings, extenuarse en en los gimnasios, usar tacones de 20 cm, broncearse con rayos UV, hacerse piercings o tatuajes, inyectarse Botox o esclavizarse con ciertas marcas de ropa, la alfabetización corporal, que significaría el aprender a aceptarse y a trabajar con el propio cuerpos, creo yo, es un conocimiento necesario a ser impartido.
  • Alfabetización fraternal: que consistiría en adquirir la capacidad de empatizar socialmente y comprender internamente que el apoyo o la ayuda mutua no sólo contribuye al desarrollo de los demás sino también de uno mismo. El asociacionismo, el mutualismo, la cooperación, la reciprocidad y el trabajo en equipo deben aprenderse a través de la realización de prácticas que demuestren que las actitudes altruistas o desinteresadas, que el pensar primero en los demás antes que en uno mismo, son más sostenibles en el largo plazo que las egoístas, interesadas o hedonistas.
  • Alfabetización para la sostenibilidad: se trataría de enseñar a internalizar las externalidades que emergen del tratamiento de los bienes públicos y activos ambientales, es decir de las interdependencias socio-ambientales que no reciben compesaciones y de promover visiones de más largo plazo con miras a que la sociedad vaya internalizando una tasa de descuento cada vez más baja, de manera de que las personas al evaluar hoy acciones que puedan tener repercusión mañana, el más largo plazo no quede descartado.
  • Alfabetización espiritual: consistiría en proveerle a la gente de un conjunto más o menos numeroso de prácticas que faciliten el trabajo interior en las personas con miras a que estas puedan vivenciars experiencias transegoicas o transpersonales. Prácticas que van desde la meditación, el yoga, el tai-chi, la respiración holotrópica, la recitación de mantras, la oración, el consumo de sustancias enteógenas, el ayuno o hasta el participar en maratones entre tantas otras posibilidades, son la llave para el despertar del Ser interior más allá del ego. Para mi, está alfabetización es de fundamental importancia, es casi una precondición ontológica, pues es la que le da sustrato experiencial a la gestación de las otras alfabetizaciones.

¿Qué otras alfabetizaciones considerarías?

Fuente: Elearning America Latina

Confesiones de un sicario económico

Estándar

Confessions of an economic hit man, publicada en español como Confesiones de un gángster económico o Confesiones de un sicario económico, es una autobiografía escrita por John Perkins y publicada en 2004. En ella relata la historia de su carrera con una firma de consultoría y cómo llegó a convertirse en un “sicario económico”.

Perkins define a los sicarios económicos como “profesionales altamente remunerados que le tienden trampas de trillones de dólares a los países del mundo. Sus herramientas de trabajo son reportes financieros fraudulentos, manipulación de elecciones, sobornos, extorsiones, sexo y asesinatos“.

En este libro (que aca pueden bajar), Perkins confiesa que él fue un sicario económico que trabajó para una firma de consultoría internacional llamada Chas. T. Main para convencer a los países más pobres a aceptar enormes préstamos del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, USAID entre otros y de asegurarse que todos los proyectos eran contratados con compañías estadounidenses.

Una vez que estos países estaban atados con deudas enormes el gobierno estadounidense les “daba una mordida” a manera de solicitud de favores que incluían acceso a los recursos naturales, cooperación militar y apoyo político. En el siguiente video podemos ver y escuchar de su propia voz algunas de sus confesiones. Pavoroso mundo el que nos toco vivir, tan rodeados de países oportunistas, empresas oportunistas, organizaciones oportunistas, gente oportunista y tantos muchos indefensos…

BAJAR EL LIBRO, HACIENDO CLICK

De la Computación en la Nube, a la Empresa en la Nube

Estándar

Una de las preguntas del millón por estos días es cómo los medios sociales y los entornos de trabajo electrónicos estan cambiando y cambiarán aún más, las modalidades de gestión y de organizar la actividad humana. Dado que en los últimos años han venido cambiando las formas en que nos estamos comunicando, en que interactuamos es clarísimo que deben cambiar sustantivamente la manera en que se debería gestionar los negocios y las prácticas organizacionales en general.

Alguien que hace tiempo viene indagando sobre este tema es Teemu Arina, un emprendedor finlandés que hace tiempo vengo siguiendo por que es uno de mis más preciados inspiradores por la calidad de contenido y diseño que alcanzan sus presentaciones. Bueno resulta que recientemente Teemu Arina produjo el siguiente interesantísimo video en el que termina hablando sobre las Empresas en la Nube:

Para Teemu Arina, la gestión se puede definir como la combinación de una comunicación efectiva, la coordinación eficaz y la asunción de responsabilidades por parte de alguien para realizar acciones. Un administrador o gerente se comunica con los subordinados, coordina los recursos y las operaciones y toma (y otorga) responsabilidades. Sin embargo, según él esto es reflejo fiel de las ideas típicas de esas organizaciones que solemos criticar, caracterizadas por el control y mando jerárquico/piramidal.

Lo que hoy sucede con las redes de colaboración de profesionales distribuidas es que la comunicación se convirtió en el transmedio entre las personas, la coordinación se realiza a través de actividades distribuidas basadas en la producción entre pares y la responsabilidad es algo que emerge de manera natural producto de la reputación y transparencia de las actividades realizadas en contextos abiertos.

Gestión = Comunicación x Coordinación x Responsabilidad = Colaboración

Hoy nos encontramos en un momento de tremenda ambivalencia cultural. Muchos somos testigos de la presencia de dos visiones sobre la efectividad de las organizaciones. Una se basa en la centralización jerárquica completa; la otra en la descentralización total. La mayoría de las organizaciones a mitad de camino entre ambas posiciones.

Organizaciones centralizadas

En una organización totalmente centralizada, tiene lugar la planificación jerárquica de todos los aspectos de la gestión. Se basa en la coordinación de los recursos y la división del trabajo. Las relaciones de comunicación y los canales de transmisión quedan, por propia naturaleza, definidos y planificados: Quién reporta a quién, qué papeleo va de aquí para allá y qué margen de acción tiene cada uno, son aspectos casi mecanizados. Se trata de un mundo dominado por las burocracias, las jerarquías, los sistemas de mando y control que conciben a las personas como recursos/engranajes de una máquina corporativa que busca ser eficiente y productiva.

Organizaciones Descentralizadas

En 1991 recibió el economista Ronald Coase el premio Nobel por su teoría de los costos de transacción, especialmente por su trabajo: The Nature of The Firm (1937). En dicho artículo Coase argumenta que la razón de ser de las empresas y organizaciones es la de intra-coordinarse con el fin de reducir costos de transacción, que de no existir estas, deberían ser soportados. En un contexto en el que la complejidad productiva se incrementa, los costos de transacción también y por lo tanto emergen naturalmente organizaciones que centralizan actividades con el fin de reducirlos.

Sin embargo, ya sabemos que Internet está permitiendo nuevas formas de organizarnos. Basta con atender a casos modelo como la Wikipedia o el Huffington Post; Internet ha reducido de manera colosal los costos de transacción involucrados en la producción de recursos de información, en el caso de los ejemplos: el desarrollo de una enciclopedia o un periódico. Ya hace tiempo, el profesor de la Escuela de Leyes de Harward Law Yochai Benkler afirmó que la distribución digital en los entornos de colaboración ha permitido una nueva forma de organización que se suma a los ya conocidos Estados-Nación y Empresas-Privadas sobre la base de lo que él denominó como la producción de bienes comunes basada en el trabajo de pares.

Cada vez somos más quienes estamos convencidos que para que las empresas y organizaciones prosperen y tengan la posibilidad no ya de agregar, sino de multiplicar valor para la sociedad, es imposible hacerlo si no se rebajan los costos de transacción involucrados en la producción de bienes y servicios y si hoy en día hablamos de costos estos se refieren, en definitiva a los de la creación, innovación, mejora y comunicación con la base de usuarios y clientes que se abastecen de ellas. Es por ello que, las organizaciones que basan sus procesos de innovación en esquemas colaborativos son las que tienen el potencial de marcar una diferencia. Se trata de organizaciones que promueven verdaderos procesos de descentralización con el fin de aprovechar al máximo la creatividad de todos quienes se involucran con ellas.

La empresa en la Nube

Es por eso que es posible hoy proponer una tercera etapa de este proceso de desmaterialización corporativa. En mi libro La Red y el futuro de las Organizaciones yo hablaba de las Empresas Ingrávidas. Teemu Arina habla de las Organizaciones en la Nube: se trata de formas de coordinación eficaces que operan sobre la lógica de la descentralización total. Esto implica que las capas principales de la acción corporativa, tradicionalmente centralizadas y que incluyen la infraestructura, el almacenamiento y procesamiento de información, la colaboración, el abstecimiento de servicios, las ventas y servicio de atención al cliente se descentralizan al nivel de que operen en la nube. Es decir que todas las actividades de la empresa llegan a coordinarse a través de herramientas de computación en la nube.

En el actual entorno transmediático, una Empresa en la Nube, que Arina denomina como la verdadera “Empresa 2.0“, debería ser mucho más eficaz que las tradicionales porque es capaz de distribuir ciertas actividades al volcarse a la participación de sus usuarios permitiendo que operen de una manera mucho más enfocada al cliente.

Hoy, con los medios social en plena ebullición, nos encontramos en el umbral de una economía donde los procesos fundamentales de la comunicación y coordinación se están transformando radicalmente. Internet/la redes sociales son cada vez más relevantes no sólo para nuestras vidas, sino para el de toda la actividad que organiza nuestra sociedad, en particular las empresas y organizaciones.

Hay una alternativa: co-operar

Estándar

La co-operación está en todas partes. Nadamos en un oceano de co-operación (pero no nos damos cuenta de ello). En el siguiente cortito más de 30 personas expresan lo que para ellos es la co-operación.

Formula de la Co-operación:

Co = CC * (IC + CM)

CC: compromiso compartido
IC: Intereses comunes
CM: Confianza mutua

Fuente: http://www.thereisanalternative.coop/

Experiencia TEDxRosario, el video

Estándar

Hace unos días publiqué un post acerca de mi experiencia participando en TED, particularmente en TEDxRosario. Ayer, Laura Adriani, nos hizo llegar el siguiente video que confirma impecáblemente mis percepciones, sensaciones e intuiciones acerca de lo que (personalmente) viví ese inolvidable 10 de junio del 2010. Se muestran los preparativos previos y las postales de lo que pasó en el TEDxRosario 2010. El video fue realizado por Alejandro Calore. Vaya mi gratitud a todos aquellos que pudieron hacer posible tan emocionante e increible experiencia que tan magistralmente quedó expresada en este video. Siéntanlo, gocenlo:

¿Es la conformidad la causa de la desigualdad?

Estándar


El contenido de este post es parte de lo que expresé recientemente en mi presentación en el evento: TEDxRosario. Próximamente estará disponible en video.


Seguimos a la manada, pensando que ella nos sigue:


En un reciente estudio, que se publicó en la revista ‘Neuron’, se proporciona una explicación a la tendencia humana a guiarse por la conducta de los otros, a lo que se suele llamar la conformidad social. Muchas investigaciones anteriores demostraron el sutil efecto de la opinión de los grupos sobre los juicios individuales y no hay duda de que las personas examinan la conducta y los juicios de los otros en busca de información sobre lo que se considera una conducta aceptable y esperada.

Reinforcement Learning Signal Predicts Social Conformity, Vasily Klucharev, Kaisa Hytönen, Mark Rijpkema, Ale Smidts, Guillén Fernández; Resumen | Texto completo | PDF (842 kb) | Datos adicionales

Sin embargo, lo hallado por Vasily Klucharev, director del estudio citado y experto en neurociencia social de la Universidad de Radboud (Holanda), muestra que dicha conducta no sólo tiene bases psicosocio-culturales sino neurológicas también. Queda claro que a menudo cambiamos nuestras decisiones y juicios para seguir la conducta normativa del grupo, seguimos a la mayoría casi por pulsión natural. El grupo de Klucharev se planteó la hipótesis de que la conformidad social podría estar basada en el aprendizaje por refuerzo y que un conflicto con la opinión del grupo podría desencadenar una señal de “error de predicción“. Un error de predicción es una diferencia entre los resultados esperados y los obtenidos e indicaría la necesidad de un ajuste de conducta.

Los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional para examinar la actividad cerebral en sujetos cuyos juicios iniciales de atractivo facial estaban abiertos a la influencia de un grupo de opinión. En concreto, examinaron la zona cingulada rostral y el núcleo acumbens. Se cree que la zona cingulada rostral participa en el control de la conducta y que el núcleo acumbens anticipa y procesa las recompensas y el aprendizaje social.

Según cuenta Klucharev: “el presente estudio explica por qué a menudo automáticamente ajustamos nuestra opinión en la línea de la opinión mayoritaria. Nuestros resultados también muestran que la conformidad social está basada en mecanismos que obedecen a un aprendizaje de refuerzo y que están reforzados por la actividad de control de error neuronal que avisa de lo que es probablemente el error social más importante: ser demasiado diferente a los demás“.

Que significa esto, que los científicos han detectado raíces biológicas relacionadas con el cerebro, que está estructurado para seguir la moda o mimetizarse. El estudio establece que cuando las personas tienen opiniones divergentes, sus cerebros producen una señal de “error” en las zonas del cerebro citadas. Los análisis de Klucharev establecieron que desviarse de la opinión mayoritaria es procesado por el cerebro como un castigo: la zona cingulada anterior se vuelve extremadamente activa, ya que el sistema nervioso detecta un error y el núcleo accumbens se vuelve más lento, haciéndonos notar la diferencia. Nuestros cerebros están perfectamente sintonizados con lo que los demás piensan de nosotros, alineando nuestros juicios para que encajen con el de los demás.


La conformidad social como generador de la desigualdad social


Ahora bien, en el título de este post, planteo la relación entre esto y la desigualdad social. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

A pesar de nuestra inherente libertad de elegir, de nuestro supuesto libre albedrío, como lo muestra Klucharev, buscamos la conformidad frente a nuestros semejantes, eso nos hace seguir la moda, mimetizarnos con los demás, plegarnos a la manada y, postulo yo, que eso es causalmente lo que crea desigualdad. Supongamos que la gente puede elegir entre un conjunto relativamente pequeño de opciones sobre alguna cuestion: varios almacenes donde comprar, varios artístas o músicos a quién escuchar, varios twitteros a quien seguir, varios sitios web o blogs que leer, varias marcas con las cuales identificarnos y elegir, etc.

No importa cuán desde cero se parta (y si pensamos en muchos de estos ámbitos suelen empezar literalmente desde cero) o cuán equitativamente distribuida esté la riqueza inicial de los participantes de estas competencias, a poco de andar las desigualdades se disparan ya que algunas opciones podrán sacar ventaja de las diferencias azarosas de la probabilidad y una vez disparada esta diferencia, la elección de la mayoría conformándose mutuamente, torcerá la balanza en favor de ella.

La elección de una persona afecta la elección de otra, por lo que se genera, lo que Albert Lazlo Barabasi llamó como premiación preferencial (preferential attachment) que amplifica y refuerza la opción de la mayoría. El ganador se lleva todo: un blog, un famosillo en Internet, un emprendedor serial, un rico y famoso, una banda, una marca, un megaSupermercado, según el caso, devendrá en famosillo y los demás, los perdedores, sólo se quedarán con las migajas de un proceso de selección social que se genera casi por acción del azar y la oportunidad.

En contextos en los que las personas son libres de elegir entre muchas opciones, un pequeño subconjunto de estas serán las adoptadas y se cargarán con la mayoría de los beneficios. La dínamica de la complejidad inherente genera una brecha creciente entre lo más popular y lo que queda fuera de competencia.

Así como en Internet, algunos sitios son hubs o nodos concentradores de tráfico, en la realidad offline, algunas empresas o personas, que devienen en famosillos, se convierten en conectoras / receptoras de oportunidades. Se trata de aquellos que solemos identificar como los ricos y famosos. El principio de organización que da lugar, de manera casi natural, a este tipo de mecanismo generado de desigualdad se puede resumir diciendo que: la probablidad de incrementar un estado de acumulación (sea en el ámbito que sea) depende de lo previamente acumulado.

La concentración de la riqueza, la fama, el éxito, o lo que se considere, pues, se generará de forma prácticamente natural. No importa cuán equitativa sea la distribución inicial de riqueza, con el paso del tiempo y dada nuestra tendencia a seguir a la mayoría, a descansar y conformarnos en la decisión de los demás, es prácticamente imposible evitar semejante concentración de “ingresos”, “tráfico”, “fama”, “consumidores”, etc.

La desigualdad es la tendencia natural y casi inevitable de este proceso. Esto que estoy afirmando es pavoroso pero es así como se organiza la complejidad distributiva de la realidad.

Si bien estos principios generativos de estados sociales caracterizados por la desigualdad fueron confirmados en años recientes estudiándo empírica y teóricamente redes de diversa índole, ya hace mucho que se intuía de todo esto. Hasta en la mismísima biblia (Mateo 13, 12; Mateo 25, 29; Lucas 8, 18; Lucas 19, 26), se plantea en numerosos pasajes algo así como: “al que más tiene más se le dará y al que menos tiene, hasta lo que tienes se le quitará”.

Queda para un próximo post procurar encontrar la forma de escapar (si es que es posible) de esta lamentable tendencia natural a la generación de estados de acumulación desigual. ¿Será combatiendo el poder paralizante de la conformidad y recuperando la energía que emana de compartir, conscientemente?