Liderazgo: un concepto en construcción (Parte 1)

Estándar

Con la llegada de la nueva cultura colaborativa que todos hoy testimoniamos, el rol del liderazgo en las organizaciones debe y, por suerte, empieza a concebirse de un modo diferente. En un contexto en el que la creatividad y el capital intelectual son determinantes y el talento fluye en dirección de las mejores oportunidades, las organizaciones y quienes las dirigen necesitan promover más el compromiso que la lealtad de sus empleados. Factores importantes, como la creatividad y la capacidad de innovación, requieren la dedicación y el involucramiento de las personas. El uso creciente de la comunicación a través de los medios sociales para crear colectivamente, da lugar a una suerte de necesario proceso de “intercreatividad”.

¿Quién nos da permiso para explorar nuestro mundo? La pregunta daría a entender que el mundo en realidad le pertenece a alguién más. ¿Quién nos da permiso para comunicar lo que creemos, lo que experimentamos y lo que descubrimos? La pregunta refleja una historia de voces oprimidas, de culturas enteras que han llegado a creer que sólo el poder tiene autorización para hablar. Porque la capacidad de hablar implica poder y conlleva la propiedad y el control que ésta confiera. Si las organizaciones actuales entienden la importancia de las nuevas ideas en el actual contexto epocal, pero las buscan sólo en un grupo de gerentes , jefes o directores parcialmente ilustrados estarán amordazando a la mayoría de los que en ellas trabajan. Si piensan que sólo unos pocos están capacitados para pensar, y los demás a cumplir un horario, el fracaso queda asegurado. Esto lo vivo a diario donde me desempeño. Quienes creen dirigir las organizaciones tendrán que aprender a vérselas con personas que son libres para saber, ir, hacer y ser. Esto es inevitable.

Hoy gestionar y dirigir una organización requiere un sólido conocimiento de la naturaleza humana, de sus miedos, motivaciones y aspiraciones primordiales. No todo es ingenierilmente cuantificable, por ello, la nueva visión que deberían tener los líderes de hoy debería motivar una formación profundamente humanística que favorezca la fructificación de las fuerzas creativas y el espíritu emprendedor que yacen en todos los miembros de las organizaciones.

El líder de hoy se debería parecer más a un gurú espiritual vestido de elegante occidentalidad casual. Es más un consejero, una fuente de inspiración, un motivador o un director de orquesta. Un verdadero líder intenta inspirar más que exigir, ya que entiende que los subordinados se heredan, pero los seguidores se ganan; promueve el espíritu crítico en los demás, es carismático, sabe que usar su poder para reclamar y demandar, conduce al final de cuentas a la pasividad de sus subordinados y no a la acción proactiva / creativa.

La tarea del liderazgo de hoy no consiste tan sólo aumentar las ganancias de los accionistas, sino también en dar sentido al trabajo, mostrándose como un ejemplo de autodisciplina, capacidad, determinación, sentido de responsabilidad, conocimiento y una fundamental dosis de pasión. Quienes tengan la responsabilidad de ser líderes, deberían tratar de promover un trabajo espiritualmente pleno, socialmente constructivo, experimentalmente diverso, emocionalmente enriquecedor, que fomente la autoestima, y constituya un desafío creativo para todo el grupo, al punto que el trabajo se convierta en la forma de auto-expresión de cada empleado, promoviendo la necesidad inagotable de crecer, aprender, sentirse más y más vital y ser feliz.

Las principales tareas de los líderes que reclama el mundo consisten en establecer y comunicar con pasión los valores, la visión y la misión de las organizaciones a las que sirven, comprender las necesidades de los empleados y clientes, saber escuchar, motivar en lugar de imponer su autoridad, ser convincente en vez de tener una actitud coercitiva, garantizar un adecuado sistema de reconocimiento del justo mérito a través de premios e incentivos (materiales o no), facilitar el aprendizaje, tener una actitud empática y promover la sinergia, construir una visión compartida, una cultura cooperativa y un clima de respeto y ética, mostrar el camino a seguir a través del ejemplo personal, fomentar la innovación, el progreso y mejoramiento continuo, dignificar y respetar a los empleados y hacer que estos se respeten entre sí, fomentar la confianza, darse cuenta que su éxito es el éxito de todos y así siguiendo.

Hay recursos que por su naturaleza son productores de vida, renovadores de potencialidad, generadores de diversidad y enriquecimiento colectivo. Recursos tales como la comunicación y el lenguaje, el amor y el conocimiento, la creatividad sin límite que como especie poseemos, el poder de la voluntad y el sentido de superación, la memoria colectiva, el humor y la alegría compartida, la identidad grupal, la democracia, etc.

Imaginar, crear, fortalecer y despertar esos recursos es la tarea de los verdaderos líderes, de aquellos que hoy son responsables de iluminar con el ejercicio ejemplar de sus actos, nuestro camino hacia el mañana. Esto vale tanto, para aquellos que encabezan los directorios y gerencias de las grandes empresas, como para los maestros, educadores, profesores, emprendedores sociales y todo aquel que sienta el impulso de transformarse en agente de los cambios que reclama nuestro mundo.

About these ads

16 comentarios en “Liderazgo: un concepto en construcción (Parte 1)

  1. Muy bueno. Me gustó! Sin duda que es un cambio de paradigma… pero para que llegue a las Empresas e Instituciones falta cambiarle la cabeza a los dirigentes.
    Creo sí que ya muchos están en esa línea en el nivel privado.
    gracias mabel

  2. César Samillán Incio

    Excelente profesor. Pero como dicen los amigos que lo saludan todabía hay mucho camino que rrecorer para cambiara al liderto salvaje del lado más oscuro del Capitalismo, Mire usted los entretelones de la industris bélica asusando las guerras de medio oriente y asia, mire usted el narcotráfico dond el liderato salvaje está embuelto, mire usted la corrupcio del mundo del capital finaciero en los EEUU e Inglaterra lo mismo que en Eurpoa y todo el mundo.
    Soy profesor universitari en el Perú y tengo en mi poder su tesis sobre Sistema Territoriales, es un documento magnífico que me sirve para introducir este nuevo pensamiento de union de las Ciencias duras con la ciencia sociales, se revisa la segunda ley de la termodinámica, de la Autopisie y otro aporetes de la Biología y la Ecología. Nos falta biblografía mas asequible para difunir a sectores que pocn conocen de temas económicos y sociales. Soy economista e ingeniero y comparto con ustede el pensamiento sobre el desarrollo del territorio en sus diferentes escalas. El Liderasgo que uste propone es fundamental para cambiar al sistema.
    Felicitaciones cesarsmin@gmail.com

  3. Carlos Enrique Arenilas

    1.- El liderazgo que presentas me llena de satisfacción, evidencia que más gente evolucionó hasta abarcar más a los otros. Entenderlos y abrazarlos. ¿De qué color
    serian?

  4. AQlexis

    Es excelente el documentosobre sobre el liderzgo transformador lo comparto, hoy día el liderazgo tiene que ser de esa manera donde se toque lo espiritual, la fibra interna de la persona que sienta que somos parte del todo y que nada esta separado

  5. Alexis

    Es excelente el documentosobre sobre el liderzgo transformador lo comparto, hoy día el liderazgo tiene que ser de esa manera donde se toque lo espiritual, la fibra interna de la persona que sienta que somos parte del todo y que nada esta separado

  6. Muy interesante el tema del liderazgo. Sin embargo en los tiempos que corren es necesario (según mi punto de vista claro está) que la estructura de las organizaciones empiecen a depender más del papel colectivo y del esfuerzo común que de la capacidad de sus cabezas. Cómo dice un refrán, si se corta la cabeza el cuerpo cae. Sobre todo en las organizaciones actuales donde los líderes concentran la capacidad de cambio y acción de ésta.
    Llevándolo al plano político, ciertos movimientos anticapitalistas prefieren organizarse hoy como una fuerza colectiva sin nombre propios ni jerarquías en contraposición a las democracias representativas y el sistema económico actual en donde el poder de acción le es dado a unos pocos para que éstos decidan cuál es el accionar para lograr el bien común (en el caso de que verdaderamente lo quisieran conseguir).
    Los sistemas fracasan y triunfan dependiendo de la capacidad de sus líderes. Un buen cambio de paradigma sería el de diseñar organizaciones con una estructura horizontal y flexible que se adapte a los cambios rápidamente. Es raro de pensar hoy, pero el liberalismo durante la época feudal también.

    Muy interesante el blog y muy gráfica la manera en que está desarrollado.

    Un saludo

  7. Hola Andrés, te conocí hace poco gracias a la “serendipia” y me alegro tanto de que haya pasado.
    Te felicito y admiro tu inteligencia y capacidad de procesar tanta información.
    También comparto tu visión.
    Saludos y seguiré siguiéndote.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s